Las principales quejas del uso del sujetador

1La cintura del sujetador se sube. El contorno es mayor del que corresponde y el pecho cae hacia adelante.

2La copa del sujetador es pequeña. La cintura del sujetador está horizontal pero el pecho se "amontona" por arriba y por los laterales: La copa del sujetador es pequeña provocando molestias. Muchas mujeres confunden este hecho con que "tienen mucha espalda" e incluso otras compran sujetadores más pequeños pensando, erróneamente, que así pueden reducir su pecho.

3La cintura del sujetador está horizontal y debidamente abrochada pero la copa queda hueca: La copa en este caso es demasiado grande.

¿Cómo saber si el sujetador está bien ajustado? Lo vas a notar enseguida. Te quedará como un guante, notarás que tu pecho no te pesa y que tu figura aparece más estilizada.

¿No es así? Vamos a los ajustes. Fíjate dónde te molesta.

  • ¿Te aprieta en la espalda? Asegúrate de que lo has abrochado en el primer o segundo corchete de fuera. Alargarás la vida de tu sujetador y estarás más cómoda.
  • ¿Te molestan los tirantes? Ajústalos de forma que quepan dos dedos cómodamente por debajo del elástico.
  • ¿No te cierra el contorno? Suelta antes los tirantes, pues si no tenemos recorrido, será imposible de abrochar.
  • Comprueba que el pecho esté recogido plenamente en la copa del sujetador sin que sobresalga por ninguna parte.
  • El aro nunca debe posar en la masa del pecho.
  • Al levantar los brazos no debe asomar el pecho por debajo.

Listo. Ya tienes sujetador nuevo, conoces tu talla y copa de sujetador, así es que

¡¡Ponte tu camiseta y a disfrutar del cambio!!