Hablemos del pecho femenino

No posee ningún músculo que lo sujete y se encuentra unido al cuerpo humano sólo por la piel y el Ligamento de Cooper, finísimos ligamentos que, sin una sujeción adecuada, una vez han estirado pierden toda su eficacia y no recuperan su posición.

¿Cuándo cambia el pecho?

Son muchos los factores que hacen que el pecho cambie:

  • Pubertad,
  • Menstruación,
  • Embarazo,
  • Lactancia,
  • Menopausia,
  • Envejecimiento,
  • Tratamientos médicos,
  • Desarrollo hormonal,
  • Aumento o disminución de peso corporal,…

Todos son cambios naturales que en mayor o menor medida toda mujer experimenta a lo largo de su vida. Incluso la práctica de ejercicios o trabajos bruscos van a afectar en un pecho mal sujeto.

Tipos de bustos

Sin entrar en demasiados detalles, los bustos los podemos dividir en:

  • Busto en desarrollo. Es la primera etapa de crecimiento del busto y éste se caracteriza porque se extiende sobre una superficie más amplia de la pared pectoral. Necesita un sujetador llamado de primera puesta, diferente al de una mujer adulta y de un tamaño que permita su desarrollo.
  • Busto subdesarrollado. Es un busto pequeño pero firme que posee por lo general una base más amplia. Son pechos con poca cantidad de proyección.
  • Busto medio. Es un busto bien formado y de tamaño medio.
  • Busto grande o lleno. Busto grande y bien desarrollado que suele descansar más sobre la pared pectoral. Necesita gran sujeción.
  • Busto caído. Este pecho ha caído de su posición inicial y descansa sobre el diafragma y puede ser de tamaño medio.
  • Busto pendular. Es un busto pesado que descansa absolutamente sobre el diafragma. Suele ser de tamaño grande.