¿Y cuál es mi talla de sujetador? ¿Y qué es eso de la copa de sujetador?

Tallas… copas… ¿Y esa moda ahora? No es una moda, ni nada estrambótico que se han sacado las marcas de corsetería para vender más. Resulta que las copas de los sujetadores fueron estándar (copa B) hasta que una inmigrante rusa, llamada Ida Rosenthal, tuvo la feliz idea de distinguir dos medidas en la mujer: la talla de espalda y la copa del pecho. En 1928 fundó la compañía Maidenform.

Y dejando la historia a un lado y, sabiendo que al pedir un sujetador tenemos que pedir talla y copa, vamos a explicar brevemente lo que hay que hacer para saber cuál es la nuestra.

Para que un sujetador esté correctamente colocado y cumpla con su función habrá que tomar medidas por el siguiente orden:

  • Medir contorno debajo del pecho. Esto nos dará la talla de sujetador.
  • Tomar medida del busto a la altura del pezón. Esta medida va a permitir saber la copa de sujetador.
  • En función del efecto que quiera la clienta, ofrecer patrón adecuado.
  • Una vez contamos con la talla y copa de sujetador y modelo habrá que pasar al probador.

¡¡El probador no engaña!!