12 claves para cuidar tu bikini

27/06/2013 - 03:34 -- Isabel López Go...

Bikini Kuranda de Fantasie.

Bonito bikini ¿¿eh??

Todas sabemos qué pasa por nuestra cabeza cuando echamos mano de nuestro cajón de bikinis y al probárnoslo oímos ese odioso crujido del tejido pasado.

Caro o barato, da igual, pero te gustaba mucho porque te sentaba fenomenal.

¿¿¡¡Pero qué ha pasado!!??

¿¿¡¡Pero si estaba perfecto!!??

… ¡¡y con el dineral que me costó!!

Total, un drama. Además cuando sacamos nuestro bañador o bikini se nos ha echado el tiempo encima y cuando vamos en busca del bañador o bikini perfecto, ¡¡Sorpresa!! No hay nuestra talla.

Bueno, ya no tiene remedio, pero podemos aprender un poco para evitar que nos vuelva a suceder.

Normalmente las prendas de baño tienen en su composición un porcentaje en mayor o menor medida de una fibra sintética llamada lycra o elastán. Este material está compuesto por unos hilos elásticos que se procesan para mejorar la elasticidad de las telas. Hay muchos factores que hacen que nuestro bañador o bikini se deteriore, como el cloro, nuestro sudor, las cremas protectoras y bronceadoras que utilizamos, el sol…

Así es que vamos a ver una serie de sencillas recomendaciones para que tu querido bañador o bikini te dure al menos la temporada. ¿Qué te parece?

  • Enjuagar el bañador o bikini bajo el grifo en agua fría después de cada baño.
  • No dejar en remojo para evitar decoloraciones.
  • No retorcer la prenda. Retirar el exceso de agua con una toalla seca y limpia.
  • Poner a secar a la sombra y del revés.
  • Lavar con jabón neutro después de cada uso y así evitarás bacterias y hongos.
  • Con el bañador o bikini mojado NO dar tirones a la prenda, sobre todo en la zona de las gomas (culo, escote y cintura). La prenda está sometida a cloro (o sea lejía diluida) y, como comprenderás, las fibras se ondearán sobre todo en esas zonas.
  • No dejar mojado en bolsa de plástico y menos dejarlo expuesto a temperaturas elevadas, por ejemplo mojado en el coche. Se nos cuece y es un buen caldo de cultivo para hongos y bacterias.
  • El calor, la humedad y el cloro hacen estragos en nuestra prenda de baño preferida.
  • Evita sentarte o restregar el bikini por zonas rugosas como el borde de la piscina, maderas sin tratar o rocas para evitar los enganches y “pelotillas” en el tejido.
  • El vinagre es un buen fijador del color y no estaría de más dar un remojón al bañador o bikini antes de estrenarlo para que éste conserve su color más tiempo. Un puñado de sal es un buen sustituto.
  • Si quieres conservar tu inversión, alternar con otro bañador o bikini hace que ambos descansen y no se deterioren tan pronto.
  • El bañador o bikini y la humedad pueden producir hongos o infecciones urinarias, así es que tan importante es el cuidado de tu bañador o bikini como de tu salud en el verano. Si llevas mucho tiempo con el bañador o bikini mojado y no te vas a bañar más, cámbiatelo por uno seco.

Si te pruebas un bikini o bañador ajeno, hazlo con tu ropa interior. La amistad no está reñida con la precaución.

Espero que esta temporada tu bañador o bikini luzca espléndido en tu cuerpazo. Y a ti, ¿te ha pasado alguna vez? ¡Feliz verano!