12 claves para cuidar tu bikini

Publicado por Isabel el Jueves, 27 de Junio de 2013
Bikini Kuranda de Fantasie

Bikini Kuranda de Fantasie

Bonito bikini ¿¿eh??

Todas sabemos qué pasa por nuestra cabeza cuando echamos mano de nuestro cajón de bikinis y al probárnoslo oímos ese odioso crujido del tejido pasado.

Caro o barato, da igual, pero te gustaba mucho porque te sentaba fenomenal.

¿¿¡¡Pero qué ha pasado!!??
¿¿¡¡Pero si estaba perfecto!!??
… ¡¡y con el dineral que me costó!!

Total, un drama. Además cuando sacamos nuestro bañador o bikini se nos ha echado el tiempo encima y cuando vamos en busca del bañador o bikini perfecto, ¡¡Sorpresa!! No hay nuestra talla.

Bueno, ya no tiene remedio, pero podemos aprender un poco para evitar que nos vuelva a suceder.

Normalmente las prendas de baño tienen en su composición un porcentaje en mayor o menor medida de una fibra sintética llamada lycra o elastán. Este material está compuesto por unos hilos elásticos que se procesan para mejorar la elasticidad de las telas. Hay muchos factores que hacen que nuestro bañador o bikini se deteriore, como el cloro, nuestro sudor, las cremas protectoras y bronceadoras que utilizamos, el sol…

Así es que vamos a ver una serie de sencillas recomendaciones para que tu querido bañador o bikini te dure al menos la temporada. ¿Qué te parece?

  • Enjuagar el bañador o bikini bajo el grifo en agua fría después de cada baño.
  • No dejar en remojo para evitar decoloraciones.
  • No retorcer la prenda. Retirar el exceso de agua con una toalla seca y limpia.
  • Poner a secar a la sombra y del revés.
  • Lavar con jabón neutro después de cada uso y así evitarás bacterias y hongos.
  • Con el bañador o bikini mojado NO dar tirones a la prenda, sobre todo en la zona de las gomas (culo, escote y cintura). La prenda está sometida a cloro (o sea lejía diluida) y, como comprenderás, las fibras se ondearán sobre todo en esas zonas.
  • No dejar mojado en bolsa de plástico y menos dejarlo expuesto a temperaturas elevadas, por ejemplo mojado en el coche. Se nos cuece y es un buen caldo de cultivo para hongos y bacterias.
  • El calor, la humedad y el cloro hacen estragos en nuestra prenda de baño preferida.
  • Evita sentarte o restregar el bikini por zonas rugosas como el borde de la piscina, maderas sin tratar o rocas para evitar los enganches y “pelotillas” en el tejido.
  • El vinagre es un buen fijador del color y no estaría de más dar un remojón al bañador o bikini antes de estrenarlo para que éste conserve su color más tiempo. Un puñado de sal es un buen sustituto.
  • Si quieres conservar tu inversión, alternar con otro bañador o bikini hace que ambos descansen y no se deterioren tan pronto.
  • El bañador o bikini y la humedad pueden producir hongos o infecciones urinarias, así es que tan importante es el cuidado de tu bañador o bikini como de tu salud en el verano. Si llevas mucho tiempo con el bañador o bikini mojado y no te vas a bañar más, cámbiatelo por uno seco.

Si te pruebas un bikini o bañador ajeno, hazlo con tu ropa interior. La amistad no está reñida con la precaución.

Espero que esta temporada tu bañador o bikini luzca espléndido en tu cuerpazo. Y a ti, ¿te ha pasado alguna vez? ¡Feliz verano!