La importancia de estar bien tallada

Son muchas las quejas con el sujetador: se caen los tirantes, se sube la cinturilla, se amontona el pecho por encima o se sale por debajo… y da igual que sean caros o baratos. Y no hablemos de las dichosas marcas que dejan debajo de ese vestido que tanto nos gusta.

Al final es cuestión de tallas, sí, porque NUNCA nos han dicho qué talla tenemos.

Cuánto dinero habremos gastado en un sujetador que luego se queda en el fondo del cajón porque no nos encaja, nos molesta. Por eso antes de comprar un sujetador, se hace imprescindible que conozcas tu talla y copa, pero la de verdad. Para eso necesitas un estudio personalizado, necesitas un Bra-Fitting.

INININ Investigación Inversión Innovación